La parte financiera en cualquier empresa es una de las más importantes, ya que es la que permite ver si el negocio tiene un crecimiento sostenible, si es rentable o si está próxima a entrar a problemas económicos. Es por esta razón que un correcto manejo de las finanzas es sustancial para cualquier empresa, sin importar su tamaño.

Es común que pequeñas y medianas empresas prefieran contratar a un contador externo para el manejo de aspectos básicos como declaración de impuestos. Sin embargo, siempre será recomendable tener un especialista, ya sea externo o dentro de la misma empresa, que se encargue de recabar la información financiera de manera confiable y oportuna para darle un uso dentro de la toma de decisiones.

Tener a la mano resultados económicos, proyecciones, las gestiones del presupuesto y estados financieros, entre otras cosas, ofrecen la valiosa oportunidad de ver reflejada el estado financiero real de la empresa, y en todo esto un contador capacitado o un despacho contable profesional son de mucha ayuda.

Al buscar un contador debes fijarte en que:

  • Capacidad para dar clara explicación de los estados financieros básicos en un periodo de tiempo determinado, al menos cada mes. De esta forma, puede apoyarte con información útil, actual y verídica para que tomes decisiones.
  • Tenga conocimientos fiscales y de las normas que regulan la actividad de tu negocio.
  • Experiencia para procesar documentación y la contabilidad para tener toda la información organizada y al día.

Recuerda que tu empresa debe llevar a cabo su contabilidad acuerdo con las normas tributarias del país en el que opera tu negocio, declarar impuestos de forma oportuna y sustentada y tener estados financieros periódicos para, en caso de necesitarlo, poder solicitar financiamiento a entidades bancarias o inversiones diversas.